TARTA TATIN DE PIÑA

¡Hola Cookers, bienvenidos a mi cocina!

Seguro que habéis oído hablar de la tarta tatín. Según cuenta la tradición, ésta tarta es el resultado de un accidente en la cocina del Hotel Tatin en Lamotte-Beuvron (Francia). Así, como muchas otras recetas fantásticas que se crearon por error, nace la tarta que os traigo hoy.

tatin de piña

La historia cuenta que una de las hermanas Tatin, que regentaban el hotel, dejó que se cocinaran demasiado las manzanas para una tarta y, para no desperdiciarlas, puso una pasta por encima, horneándolo todo junto.

Basándome en esta receta tradicional, hoy os traigo una receta de tarta tatín distinta a la receta habitual. En vez de utilizar manzanas, la haremos con piña.

Lo genial de esta receta es que se puede hacer de muchas frutas distintas, es cuestión de experimentar. Hay quien lo ha llegado a hacer con verduras, os digo que con tomate sale riquísima.

 Aquí tenéis el vídeo de la receta de la tarta tatín donde podréis ver paso a paso cómo hacerla.

Algunas puntualizaciones de la receta de la tarta tatín

Sobre utensilios:

Malas noticias: el helado, sin heladera o sin robot, no sale. Si no tenéis heladera o robot, podéis servir la crema fría, de la nevera. Tendrá textura de crema, no de helado, pero el sabor será igual de bueno, y contrastará con la temperatura de la tarta. Si la servís como crema, no olvidéis darle unas vueltas antes de pasarla a la salsera o el cuenco para servir, para que quede cremosa y no como una pasta.

Lo ideal para esta tarta es tener una sartén con mango extraíble apta para horno. Así solo utilizaréis esa sartén y no ensuciaréis más utensilios. Si no tenéis esta sartén especial, podéis utilizar una sartén antiadherente normal y luego un molde circular para el horno.

Sobre la masa quebrada:

La masa quebrada o pasta brisa es un tipo de masa dura que se utiliza para bases de tartas y tartaletas tanto dulces como saladas. Como seguro sabréis, la pasta brisa se puede comprar también ya hecha y, para sacaros de un apuro, está fenomenal. Pero si queréis que todo sea casero, os explico cómo hacer la masa en casa.

La masa quebrada se puede preparar a mano y en robot (que es más rápido). Lo importante es que esta masa no se puede mover demasiado porque si se amasa demasiado coge elasticidad y al meterla en el horno se encoge.

Después de amasar la masa, ésta debe reposar en la nevera 40 minutos envuelta en papel film, porque sino se os romperá cuando la queráis estirar.

Ya veréis lo fácil que es hacerla, y además pega con un montón de cosas, dependiendo de lo que la rellenéis. ¡Os va a encantar! Animaos a hacerla en casa, contadme qué tal os ha salido y no olvidéis etiquetarme en vuestras publicaciones para que pueda ver el resultado.

 

Tarta Tatín

  • PARA EL HELADO DE VAINILLA
  • 190 gramos de leche
  • 190 gramos de nata
  • 4 yemas de huevo
  • 40 gramos de azúcar
  • 1 pizca de aroma de vainilla
  • PARA LA PIÑA CARAMELIZADA
  • 1 y 1/2 unidad piña
  • 80 gramos de mantequilla
  • 1 chorrito de limón
  • PARA LA MASA QUEBRADA
  • 150 gramos de harina
  • 75 gramos de mantequilla
  • 1 unidad huevo
  • 30 gramos de azúcar
  • 1 pizca de sal
  • 1 cucharada agua fría

Helado de Vainilla

  1. Calentad 190 g de leche y 190 g de nata en una cacerola.

  2. Batid bien las yemas con 40 gramos de azúcar y unas gotitas de aroma de vainilla (el término técnico es blanquear). Es más fácil si os ayudáis con unas varillas.

  3. Cuando la leche y la nata rompan a hervir, incorporadlas al bol en el que habéis blanqueado las yemas y mezcladlo todo bien.

  4. Volved a poner la mezcla en el fuego. Es muy importante que el fuego esté bajo, y que no dejéis de remover con las varillas, sobre todo en el fondo, para que no se os pegue.

    Si el fuego está muy fuerte, las yemas se cuajan y se corta la mezcla. Si veis que se os está cuajando os recomiendo que le pongáis una cucharada de agua fría a la mezcla y remováis enérgicamente, antes de descartarla y volver a empezar de nuevo. Si no se puede salvar, tendréis que empezar de nuevo.

  5. Cuando la mezcla haya espesado y se formen líneas en la superficie al pasar las varillas, retiradla del fuego. Poned la mezcla en un bol y tapadlo con papel film pegándolo a la masa, para que no haya aire y no se forme costra. Dejad que la mezcla se atempere y después metedla en la nevera para que enfríe.

  6. El helado está más rico recién hecho. Así que, cuando vayáis a consumir la tarta, meted la crema en la heladera y la dejáis unos 40 minutos (o el tiempo que corresponda con las instrucciones de vuestra máquina), para que esté listo cuando sea la hora de la tarta. Si no tenéis heladera, podéis utilizar un robot de cocina que tenga esta función.

Piña Caramelizada

  1. Para el caramelo: Se derriten 80 gramos de mantequilla a fuego lento en la sartén, añadiendo 150 gramos de azúcar para hacer la base de caramelo. Para evitar que cristalice el azúcar, añadid un chorrito de limón.

  2. Mientras vigiláis el caramelo para que no se queme, pelad la piña, retiradle el corazón y cortadla en gajos alargados.

  3. Añadid los trozos de piña a la sartén con el azúcar y subid un poco el fuego. Dejadlo caramelizando unos 40 minutos, hasta que la piña esté tierna.

  4. Colocad la piña caramelizada en vuestro molde, asegurándoos de verter todo el caramelo por encima. Dejad que se enfríe.

Masa quebrada o pasta brisa

  1. Mezclad 150 g de harina con 75 g de mantequilla. Podéis ayudaros de una cuerna para amasar.

  2. En el centro de la mezcla añadid 1 huevo, 30 g de azúcar, una pizca de sal y una cucharada sopera de agua. Amasad de fuera hacia dentro hasta que la masa tenga consistencia.

  3. Envolved la masa en papel film y metedla en la nevera durante 40 minutos.

Montar la tarta

  1. Precalentar el horno a 180ºC, con ventilador.

  2. Estirad la masa con la ayuda de harina y un rodillo. No os preocupéis si no os queda muy fina.

  3. Cubrid con la masa estirada la sartén o el molde en el que está la piña caramelizada.

    Aseguraos de envolverla bien, y que no queden huecos por donde se escape el aire. Cortad la masa sobrante o remetedla bien por los bordes.

  4. Meted la tarta en el horno entre 30 y 40 minutos, hasta que la masa esté dorada.

  5. NOTA:
    Si hacéis la masa en el horno por separado de la piña, quedará más crujiente y
    podréis montar después la tarta con la piña encima.

Desmoldar y servir

  1. Ayudaos de un cuchillo con punta redonda para desmoldar la tarta. No uséis un

cuchillo de sierra, porque no queréis rasgar la masa, solo separarla del molde.

  1. Una vez pasado el cuchillo por toda la circunferencia del molde, moved el molde de lado a lado para comprobar que el relleno no ha quedado pegado al fondo y que se desmoldará correctamente.
  2. Esta tarta se sirve con el relleno hacia arriba, por lo que tendréis que darle la vuelta. Elegid una fuente redonda un poco mayor al molde de la tarta, poned la fuente encima y con un movimiento rápido de muñeca le dais la vuelta al molde, ¡procurando que no se os caiga el relleno!

Esta tarta está en su mejor momento cuando está caliente, así que servidla de inmediato con el helado por encima, que se irá derritiendo encima de la tarta, y hará que quede con una textura súper cremosa.

Deja una respuesta

Carrito de la compra

0

No hay productos en el carrito.