Hola, Cookers. Bienvenidos a mi cocina.

Os traigo hoy una receta fantástica para comer lubina. Este pescado blanco de agua salada es uno de los pescados blancos más magros y es rico en proteínas, vitaminas y minerales.

Es curioso que hasta hace poco nuestra cocina no le había dado la importancia que merece a este rico pez, pero ahora es un plato que no falta en cualquier restaurante de pescado que se precie.

 

La receta de hoy es un tanto original y está deliciosa.

  • 1 lubina (2/3) kg
  • 80 g de cilantro frensco
  • 40 g de menta fresca
  • 6 dientes de ajo
  • 1 pimiento verde italiano
  • 6 cucharadas de coco rallado
  • 2 limnos
  • Sal y pimienta
  • Aceite de oliva virgen extra
  • 320 g de arroz salvaje
  • 100 g de quinoa
  • 60 g de almendras sin pelar
  • 60 g de piñones 1 cebolla grande
  • Perejil picado
  • Estragón picado
  • 80 g de pasas
  • 50 g de rúcula
  • 50 g de brotes de germinados de rábano

MODO DE HACERLO

 

Vamos a empezar con la preparación de la lubina para después seguir con el acompañamiento. En este caso, vamos a preparar un arroz con frutos secos (que está de vicio) y una ensalada.

 

Lubina

 

Es mejor que la lubina sea salvaje. Pedidle al pescadero que os de la lubina en dos lomos limpios y así no tenéis que manipularla en casa.

Recordad que, si vais a manipular la lubina, tenéis que utilizar una tabla para el pescado (yo utilizo la tabla azul) y otra distinta para picar las verduras (la tabla verde).

Primero vamos a preparar la mezcla de ingredientes con la que vamos a napar las lubinas. Luego todo va al horno y está listo.

Paso 1

Vamos a empezar limpiando y cortando el pimiento verde italiano en trozos grandes. Después lo metemos en nuestro robot de cocina.

Paso 2

Añadimos al vaso de nuestro robot de cocina: 6 cucharadas de coco rallado (se puede sustituir por parmesano), zumo de un limón, 4 dientes de ajo, 40 g de menta (puede ser hierbabuena) y 80 g de cilantro (puede ser perejil).

Paso 3

Salpimentamos todos los ingredientes del vaso y echamos un chorrito de aceite de oliva.

Paso 4

Trituramos la mezcla de ingredientes en nuestro robot de cocina hasta que quede una pasta con la que napar los lomos de lubina.

Paso 5

Precalentamos el horno a 160 ºC.

Paso 6

Disponemos la lubina con la carne hacia arriba en una bandeja de horno con papel antiadherente debajo. Ponemos encima de la carne de la lubina la pasta de ingredientes y dejamos reposar para que se vaya marinando.

IDEA: Podéis utilizar un papel antiadherente divertido y después servir la lubina encima del papel. Le da un toque campero muy gracioso.

Paso 7

Cuando terminemos de cocer el arroz y la quinoa que vamos a preparar, metemos la lubina en el horno durante 20 minutos.

 

Arroz con frutos secos

Paso 1

Ponemos el arroz salvaje en una olla cubierto de agua con un poco de sal (puede ser con caldo) y lo dejamos hervir durante 35 minutos. Dejamos que se enfríe.

Paso 2

Para la quinoa, primero hay que enjuagarla en un colador fino hasta que el agua salga clara. Después, en otra olla, ponemos a hervir la quinoa con agua y un poco de sal. Dejamos hervir unos 15 minutos, la retiramos y escurrimos. Dejamos que se enfríe.

Paso 3

En una sartén con aceite de oliva vamos a dorar la cebolla cortada en juliana con un poco de sal y pimienta.

Cuando la cebolla esté dorada, la reservamos para poner en la fuente con la lubina cuando presentemos el plato.

Paso 4

Tostamos en una sartén las almendras con piel y los piñones hasta que adquieran color dorado. Como ya os he comentado en alguna ocasión, al tostar los frutos secos se potencia su sabor.

Tenéis que tener cuidado cuando tostéis los frutos secos porque no conviene que se quemen.

Paso 5

Cuando aún estén templados el arroz y la quinoa, los mezclamos en una fuente y añadimos los piñones y las almendras con un poco de pimienta y un poco de ralladura de limón (utilizad un rallador normal y no lleguéis a la parte blanca del limón).

Si mezclamos los ingredientes cuando el arroz y la quinoa están templadas cogerán mejor los sabores del resto de ingredientes.

Paso 6

Picamos un poco de estragón (que tiene un sabor un poco anisado) y de perejil y lo añadimos.

TRUCO: No paséis el cuchillo por encima de las hierbas varias veces para no romper la clorofila. Si no se quedan negruzcas.

Paso 7

Añadimos también las pasas, el zumo de un limón y dos dientes de ajo machacados.

Paso 8

Mezclamos bien todo y lo dejamos reposar.

 

Ensalada de rúcula

 

Como acompañamiento adicional podemos poner rúcula mezclada con brotes germinados de rábano, por ejemplo. Si no os gusta está mezcla, podéis modificarla y añadir lechugas de colores, por ejemplo, con el aliño que más os guste.

 

PRESENTACIÓN

 

Cuando la lubina esté lista la sacamos del horno y nos disponemos a presentar nuestra creación.

Este plato queda precioso presentado en una fuente grande. Disponemos los lomos de lubina en el centro de la fuente y ponemos entre los dos lomos el arroz con la cebolla dorada por encima. En los laterales ponemos la mezcla de rúcula y brotes, que da volumen y más color a la fuente (incluso podéis añadir unos tomates cherry).

Si no os gusta mezclar todo en la misma fuente, podéis poner las guarniciones en unas fuentes independientes.

Creo que esta receta es fácil de hacer y está exquisita. ¡Así que a practicar todo el mundo!

 

¿Sois muy de cocinar platos de lubina? ¿Tenéis alguna receta que queráis compartir? Las ideas son siempre bienvenidas y sabéis que me encanta leeros. ¡Contadme!

 

Y, como siempre, no olvidéis que la mejor receta en la cocina es compartir y disfrutar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *